“No pinte, ni siquera con tiza las formas de los grabados, ya que acelerará su destrucción”

“Procure no pisar los grabados”

Rutas de los petroglifos

(Declarados Monumentos Histórico-Artísticos por decreto 3471/1974 de 20 de diciembre de 1974.)

La visita se inicia en la Capital Municipal y sigue una ruta prácticamente circular.

Cada itinerario está subdividido en zonas denominadas con el topónimo conocido por los vecinos del lugar

A destacar: Petroglifo de “OS CARBALLOS, en Paredes. Posiblemente el mejor petroglifo de Galicia

Entrada Pequeña Introducción a los PETROGLIFOS:

En el territorio gallego conocemos al menos tres periodos con arte rupestre al aire libre: Neolítico (IV y III milenios a.C.), Edad del Bronce (II milenio) y Edad del Hierro (I milenio a.C. hasta el s. III d.C.).

En Galicia son los petroglifos la forma en la que aparece el arte rupestre. Los petroglifos más antiguos pertenecen al Neolítico y se asocian al mundo de los dólmenes, también existen grabados pertenecientes a la Edad del Hierro, pero sin duda los más conocidos son los de la Edad del Bronce.

Se localizan en peñascos y piedras graníticas, presentan un surco muy erosionado y, en ocasiones, difícil de observar. Existen dos tipos de diseños: figurativos, que son aquellos que es posible saber qué representan, como por ejemplo los ciervos, los caballos, figuras humanas y armas; y los abstractos, aquellos que no sabemos qué representan, como son las combinaciones circulares.

Los petroglifos no reflejan la vida cotidiana de las personas que los grabaron. Las comunidades de la Edad del Bronce practicaban la agricultura y la ganadería como base subsistencial. Pero en los grabados no aparecen estas actividades, los únicos temas representados son los relacionados con la caza y la guerra. Los petroglifos nos hablan de aquellas actividades que, posiblemente, la sociedad de la Edad del Bronce consideraba más prestigiosas: la guerra y la caza.

En las escenas cinegéticas el único animal cazado es el ciervo, esto puede estar relacionado con la importancia simbólica que este animal debía de poseer. En el mundo imaginario de estas comunidades la caza parece ser algo más que una función meramente lúdica o suministradora de alimento. Cuando observamos una escena de caza en un petroglifo estamos contemplando una actividad de fuerte contenido ritual y posiblemente iniciática. Los conjuntos de petroglifos se sitúan en las laderas de las sierras, en ocasiones se encuentran rodeando brañas y cubetas así como en las líneas de tránsito que comunican estas zonas con los lugares donde se encuentran los poblados. La gente de la Edad del Bronce vivía en los llanos de la sierra y en áreas inmediatas a la costa. Los grabados se sitúan fuera de los poblados. Si observamos la distribución de petroglifos podemos comprobar que con frecuencia se disponen rodeando las sierras, como demarcando un territorio. Si a esto añadimos que los grabados presentan variaciones estilísticas por comarcas, esto nos puede llevar a plantear que pudiesen funcionar como delimitadores territoriales. En las sociedades prehistóricas el arte siempre estuvo relacionado con actividades de carácter ritual y religioso, es decir, que además de servir como marca territorial, los petroglifos pudieron funcionar como lugares de agregación de guerreros y como indicadores de sitios con una especial carga simbólica.

Fuente: http://www.gtarpa.usc.es/petro/

Back to top

Usamos cookies en nuestra Web para mejorar tu experiencia de usuario. Asumimos que estás de acuerdo pero tienes la opción de no aceptar cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar